Las correas de transmisión se componen de capas superpuestas de tejido engomado, sin cubiertas exteriores de goma.

Permiten diámetros de tambores más bajos que las bandas textiles normales, ya que sus tejidos cuentan con mayor capacidad de alargamiento longitudinal.

Se suministran con los cantos cortados a la medida solicitada, aunque el ancho habitual de fabricación es de 1.400 mm.